sábado, 15 de enero de 2011

PASADO PRESENTE

Vetas de plata
manojos de luna
argentan
su cara plegada
de años.
Los ojos lo llevan
tan lejos
como a la edad núbil
al tiempo púber
doliente y risueño,
al de la madurez precisa,
a esta senectud
de principios pisoteados
y el hombre llora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada